El cantautor Óscar Chávez una de las grandes leyendas de la música mexicana murió hoy de COVID-19. Descanse en paz.


Tras la lamentable noticia del fallecimiento de una de las leyendas de la música mexicana, Óscar Chávez, nos viene a la mente las muchas veces que tuvimos la oportunidad de charlar con él.

Hombre serio en el escenario y debajo de él, Óscar Chávez, sin embargo, no era solemne. Conocía la diferencia, y no perdió nunca la frescura. Siempre estaba trabajando. Grabando discos, como aquel en el que interpretó canciones de la época de Juárez.

Oscar Chávez logró reunir en sus conciertos a abuelos, padres, hijos y nietos. Nunca reveló el secreto para mantenerse en el gusto del público por tanto tiempo, pero aceptó que su trabajo de rescate de la canción tradicional mexicana, su obra como autor, en especial al satisfacer esa necesidad de estar opinando por medio de la canción acerca de lo que sucede, le ayudaron a lograrlo.

 Siempre trató de mantenerse actualizado, en la medida de lo posible, porque “tampoco puede uno estar haciendo una canción cada media hora”, decía.

Cuando se presentaba en los escenarios siempre llevaba cosas nuevas a su público. “Para mí sería muy cómodo llevar un catálogo de las canciones que más le gustan a la gente y ya, pero a mí me gusta siempre proponer cosas nuevas. Es difícil, pero hay que hacerlo. Renovarse o morir…”, mencionó en entrevista para la revista Sólo en alguna ocasión.

“Vivo una aventura cada vez que subo a un escenario”

Óscar Chávez

La entrevista de 2015

El cantautor y actor nos recibió en sus oficinas de la Colonia Roma, en este lugar se encuentran los innumerables reconocimientos que ha recibido a lo largo de 50 años. “Cumplo 18 años de presentarme en el Auditorio Nacional, es como mi mayoría de edad en este recinto y eso me da mucho gusto celebrar con varios invitados como Panteón Rocococó”.

Dándole sorbos a su café negro y fumando un cigarro, el intérprete de “Macondo” explica que esta banda va estar presente porque los integrantes compusieron y grabaron una guajira en donde lo mencionan. “Ahora que Panteón Rocococó cumplió 20 años y lo festejaron en la Arena de la Ciudad de México, me invitaron a cantar con ellos. Fue una experiencia muy bonita con un público de 20,000 gentes. Y yo a su vez los invité a mi concierto para cantar esa rola y algo más, y así lo haremos”.

En ese concierto de celebración estarán presentes dos compositores magníficos que son David Haro y Rafael Mendoza, “todos posteriores a mi generación, por supuesto, el anciano soy yo. A ellos los conozco desde hace muchos años y hemos seguido una trayectoria similar como cantautores importantes. Me agrada mucho lo que hacen son muy buenos los dos”.

Al ser cuestionado de cuál es la fórmula de mantenerse en el gusto del público por varias décadas, su respuesta es corta y con su gesto serio asegura, “el secreto de mantenerse es muy relativo, porque sigo trabajando, nunca he tenido ventas extraordinarias, pero si estoy vigente. Quizá mi secreto sea trabajar en lo que lo que me gusta, apasiona y enriquece, eso es una suerte”.

Para ese concierto, el maestro Chávez realizó una encuesta a través de las redes sociales sobre los temas que el público quisiera escuchar y de esa manera elaboró la lista de canciones. Sin duda fue un concierto especial para él. “Se escucharán temas como “Macondo”, “Por ti” (que es de su autoría); “Hasta siempre”, un tema dedicado al Che Guevara; “Mariana” –una canción antigua que rescaté del siglo XIX; “La niña de Guatemala” y varios boleros”.

En cuanto al repertorio el cantautor señaló en aquella ocasión: “Se me ocurrió la idea muy afortunada de preguntarles a los seguidores qué les gustaría escuchar a través de las redes sociales y me contestó mucha gente. Fue muy buena idea porque ya me construyeron el repertorio. Espero que les resulte agradable el recital”.

Actor, cantor y de izquierda

Óscar Chávez empezó antes de cantante como actor, fue alumno de Seki Sano, uno de los directores más talentosos de teatro. “Tomé un año de clases en la Academia de Seki Sano. Más tarde cursé tres años en la Escuela de Teatro de Bellas Artes y ahí hice mucho teatro experimental. Ya trabajando como actor me surgió la posibilidad de grabar un disco y con el tiempo me dediqué más a la música”.

La música del intérprete ha influido en varias generaciones diferentes. “Tengo un público muy fiel y gran parte de la satisfacción es que canto a los nietos de mi generación, mi público es muy heterogéneo, realmente va gente de todas las edades y es muy divertido”.

A la pregunta expresa de que diferencias hay del Óscar Chávez de la película icónica de Caifanes, al actual, comenta, saboreando su cigarro. “Los años. Ahora soy más viejo, todo pasa, no hay ninguna diferencia, sólo que uno va madurando y ya”.

Sobre si han cambiado sus ideas políticas. “Yo creo que en lo fundamental no han cambiado. Siempre me he considerado gente de izquierda, coherente con eso, no estoy en ningún partido político. Ando como francotirador”.

Acerca de cómo cree que está la música. “No estoy muy enterado de todo, pero me quedo con esta opinión, que dice mucha gente, hay música buena y mala. Las cosas que valen la pena perdurarán a través del tiempo y las que no, se esfumarán”.

Entre sus trabajos se cuenta un disco de sones antiguos veracruzanos que realizó con Héctor Morales y un grupo de músicos.

Una de sus últimas presentaciones masivas fue en el Vive Latino 2019 donde deleitó a su numeroso público con varias de las canciones que ahora quedan como himnos inolvidables de este gran artista.

Descanse en paz el gran Óscar Chávez, gran exponente del Canto Nuevo.

Por Elba Albor

FOTO: Cortesía OCESA