Al comprar una nueva vivienda, entre otras cosas, nos solemos plantear cómo queremos decorarla, tomando inspiración de diferentes revistas de decoración, tiendas o visitando exposiciones para recoger ideas.

Otros factores que solemos tener en cuenta es la distribución del espacio, incluso basándonos en principios como el “Feng Shui”, que además nos puede ayudar a traer armonía y suerte a nuestro hogar. Incluso para aquellos que no son supersticiosos, ya que todos buscamos lo mejor para nuestro espacio familiar.

Nuestra casa es el lugar donde nos sentimos seguros y de la que esperamos una tranquilidad y armonía que nos haga sentir cómodos en todo momento. Son muchas las teorías que giran en torno al arte milenario de procedencia oriental conocido bajo el nombre de “Feng Shui” que comentábamos anteriormente. Este no sólo trata la decoración, sino también la administración del espacio y la incorporación de algunos de los amuletos de la suerte más populares, como el árbol del dinero, que pueden terminar de aportarnos el toque que deseamos para nuestra casa, tanto de manera visual como espiritual.

Otro de los factores a tener en cuenta para el acabado de nuestro hogar es la limpieza y el orden, tanto de los muebles como de nuestras posesiones, que crearán el ambiente con estilo que buscamos.

Un ejemplo de esto sería la entrada de la casa, lugar por el que pasan todas las energías tanto positivas como negativas. Y es que la fachada puede decir mucho de nuestro hogar y de nosotros mismos. Por esa razón, una entrada limpia, con la pintura y la iluminación adecuada, nos harán sentir mejor y dejarán entrar las buenas vibraciones a nuestro hogar. En cuanto a los colores que debemos utilizar en el interior, podríamos elegir algunos tonos ocres o marrones que se asemejen a los colores de la tierra, para dar estabilidad y seguridad, e incluso utilizar colores que nos relajen como pueden ser el verde o el azul.

Aunque el término puede traducirse como “viento y agua”, el “Feng Shui” tiene en cuenta los cinco elementos para equilibrar la energía. Para acercarnos a ellos podemos incorporar pequeños detalles como una pequeña fuente de agua que permita que el “chi” fluya como lo hace la corriente. No debemos olvidar la importancia de las formas de lo que nos rodea, como podrían ser los muebles que nos ofrecerán una mayor armonía cuanto más regulares son. Lo mismo pasa con las plantas, que pueden hacer que circule la energía positiva, siempre que sus hojas no sean puntiagudas. Además de los objetos que vayamos seleccionando para el acabado de nuestro hogar, es muy importante seleccionar casas sin columnas en lugares centrales o con poca iluminación.

Muchas son las variaciones que existen sobre esta teoría o de cómo crear un hogar más armonioso. Sin embargo, no deberemos dejar de lado aquello que nos gusta personalmente o que nos trae calma, ya que cada persona, como cada casa, es diferente.