Demi Moore presenta Inside Out, libro autobiográfico en el que revela los más dolorosos pasajes de su vida y cómo logró sobreponerse.

La actriz es recordada por ser una de las mujeres más bellas de su generación.

También porque haber roto prejuicios como casarse con un hombre 16 años menor, Ashton Kutcher, y por tener la valentía de reconstruirse después de romper con él.

Hoy, a sus 56 años, esta celebridad nacida en Nuevo México, se declara en paz consigo misma.

¿De qué trata Inside Out?

Una violación, adicciones, traumas infantiles y problemas con su imagen corporal, son algunos de los episodios traumáticos que describe en el libro recién lanzado a la venta.

Su círculo cercano, con acceso desde hace meses a distintos pasajes de Inside Out, los describen como “desgarradoramente sinceros”.

La enamorada inconsolable de Ghost admite haber tenido una vida de altos y bajos tanto en su infancia y adolescencia como en su madurez.

Revela tanto episodios brillantes de su vida como otros más oscuros.

“Ya no hay nada que tenga que esconder o proteger», explica Demi Moore para justificar todo lo que cuenta en sus memorias, que empezó a escribir hace dos años.

Penosos antecedentes

Entre sus humildes comienzos en Nuevo México y el momento en el que se convirtió en una actriz famosa hubo una infancia y una juventud marcada por la ausencia de un padre al que nunca conoció.

Pesó la inestabilidad que generó en la familia un padrastro que les hacía moverse continuamente de residencia hasta que se suicidó.

En cuanto a la madre de Demi, Virginia King, era una persona ausente debido tanto a sus propias adicciones como a su depresión profunda.

La actriz recuerda el largo historial de arrestos de su madre por conducir ebria y cuenta que, con solo 12 años, tuvo que salvarla de más de un intento de suicidio.

Tres años después tuvo lugar otro doloroso episodio. Fue abusada sexualmente por un amigo de parranda de su madre.

View this post on Instagram

cover shoot for @harpersbazaarus 🎥

A post shared by Demi Moore (@demimoore) on

Momentos de luz

La deseada protagonista de Propuesta indecorosa no escatima las palabras cálidas para referirse a su primer marido, Bruce Willis.

Con él duró casada 13 años y tuvo tres hijas: Rumer de 30 años, Scout de 27 y Tallulah, de 25.

Fue una época de muchos altibajos, “pero también de luz”, aclara Demi, quien siempre encontró en Willis y sus niñas una tabla de donde agarrarse y continuar.

Aclara que aún ahora tiene excelente relación con Bruce, a quien llama por teléfono con frecuencia para tener charlas de buenos amigos.

Luego, “me dieron la oportunidad de redirigir el curso de mi vida sin protestar”, apunta.

Entonces lo abandonó todo para vivir su historia de amor con Ashton Kutcher, uno de los galanes jóvenes más cotizados en ese momento.

Aborto inesperado

En el libro nos enteramos que estuvo embarazada de Kutcher y que perdió a la bebé, a quien hubieran llamado Chaplin Ray, en el sexto mes de gestación.

En el incidente ocurrido en 2005 tuvo que ver su adicción al alcohol, por lo que Demi tardó mucho tiempo en perdonarse.

Deseosa de autocastigo no buscó ayuda, comenzó a abusar de los analgésicos.

Divorcio necesario

En noviembre de 2011, Demi Moore anunció que se separaba de Ashton Kutcher, con quien había estado ocho años entre noviazgo y matrimonio, por desgaste de la relación.

La verdad es que también actor le había sido infiel con varias mujeres al mismo tiempo, y se habían filtrado fotos de sus apasionados idilios.

Fue un duro golpe para el ego de la actriz, del que le costó mucho reponerse.

View this post on Instagram

Because it’s Tuesday!

A post shared by Demi Moore (@demimoore) on

Ayuda para renacer

En 2012 sus adicciones, trastornos alimenticios y ritmo de vida desenfrenado, con abundancia de fiestas salvajes, la hicieron colapsar.

Ya había pasado por episodios así, pero esta vez atendió los ruegos de sus tres hijas y se instaló una larga temporada en un centro rehabilitación.

Lo logró y decidió “desnudarse anímicamente” según propias palabras, con el ánimo de dar esperanza de que se pueden superar las etapas más negras de la vida.

“Durante años estuve en una espiral, en un camino de verdadera autodestrucción”, señaló Demi Moore en 2018 al ser premiada como Mujer del Año por una organización para mujeres que se recuperan del abuso de sustancias y alcohol.

Actualmente, la actriz ha cambiado sus prioridades. Las operaciones de cirugía estética y su obsesión por el peso han desaparecido de la lista.

Demi Moore se jacta de que lleva un estilo de vida centrado en la salud para ella y su familia.

Por Pedro C. Baca

Fotos PhotoAMC y @demimoore