Ni modo, estamos en la época en la que los resfriados y otras enfermedades respiratorias afectan nuestra salud. Y si no queremos ir de doctor en doctor, lo más importante es procurar que nuestras defensas estén suficientemente fuertes para que podamos hacer frente a los cambios de temperatura. O sea, hay que fijarnos en cómo está nuestro sistema inmunológico, el cual está formado por un conjunto de mecanismos protectores y defensores contra infecciones que atacan al organismo. Los identifica y los elimina. Estos pueden ser virus, bacterias, parásitos. Cuando este sistema no trabaja bien no puede defendernos de dicho ataque y por eso enfermarnos.

Para reforzar nuestras defensas debemos echar mano de una alimentación sana, con buenas cantidades de frutas y verduras que nos brindan suficientes vitaminas y minerales, así como también un pequeño arsenal de plantas medicinales.

Aquí te damos unas breve recomendación de lo que debes tener en tu despensa. Son plantas y diferentes tipos de té. Toma nota: equinácea, hisopo, menta, tomillo y orégano; té de fresa y kiwi, con frutas del bosque, té negro con frutas deshidratadas, infusión de malva, té de anís, canela y caléndula; té de piña o té de limón.

Los expertos recomiendan tomar de una o dos tazas diarias de estos, hacer un poco de ejercicio y, como dicen, si las molestias persisten, ni modo: a consultar al médico.

(Por Alejandrina Aguirre Arvizu)