El príncipe Harry salió del Reino Unido sin boleto de regreso (por el momento) para vivir con su familia en América del Norte.

¡Todo se ha consumado! dirían por ahí. El proceso de separación del aún duque de Sussex tomó un rumbo definitivo luego de que Isabel II tomó una decisión drástica.

«Harry, si se van, no será a medias porque eso no le convendrá a nadie» le habría dicho la reina, según la prensa sensacionalista.

Tal declaración habría ocurrido en el encuentro que la Jefa de Estado sostuvo con su nieto más amado en el castillo de Windsor.

El duque de Sussex en un evento reciente en Londres. Foto AFP

Recordemos que el príncipe Harry y Meghan planearon un retiro a medias. Sí, cumplirían con ciertas responsabilidades inherentes a sus títulos nobiliarios.

Al mismo tiempo tendrían independencia para trabajar por su cuenta y generar ingresos.

La monarca Británica consideró que la propuesta era absurda y peligrosa.

Las nuevas actividades del sexto en la línea de sucesión al trono y su esposa norteamericana podrían generar conflictos de intereses.

La idea de ver a la Corona expuesta a otro escándalo (ya bastante se habla del príncipe Andrés y la pederastía) simplemente horrizó a la reina.

Entonces decidió cortar por lo sano y ordenó amablemente pero con firmeza a su nieto dejar de usar el título de alteza real.

Fue un momento difícil para ambos.

Después del anuncio del acuerdo final. Harry atendió un par de compromisos en Londres y partió a su nuevo domicilio en Vancouver.

El príncipe Harry y su mujer. Foto AFP

Lo que viene

Pasó la tormenta y el príncipe Harry voló al oeste de Canadá para reunirse con su amada y el hijo de ambos, Archie Harrison.

Meghan, el niño y la madre de la duquesa de Sussex ya se encontraban en América del Norte desde hace unas semanas.

Ahora les toca acondicionar su nueva residencia. Por razones de seguridad no se confirmará oficialmente el domicilio exacto.

Foto AFP

Se sabe que Harry y Meghan, quienes conservan su título de duques, estarían encantados con el barrio de Kitsilano.

Hablamos de una zona residencial muy cotizada entre los jóvenes triunfadores de la próspera metrópoli.

Allí, los Sussex encontraron una espectacular mansión centenaria frente al mar valorada en unos 27 millones de dólares.

El inmueble lo componen seis amplias habitaciones y cinco baños distribuidos en cuatro plantas con ventanas panorámicas.

Además, la privacidad de los ocupantes estará garantizada por puertas, setos y grandes muros, según publicó The Sun.

Incluso podrán salir a caminar y tomar un poco de sol en la playa sin temor a ser fotografiados por los odiosos paparazzi.

En cuanto a su hogar en el Reino Unido, seguirán instalados en Frogmore Cottage.

Eso sí, El príncipe Harry deberá pagara la brevedad los 3 millones de dólares invertidos en su reciente remodelación.

No te preocupes por Harry y su esposa, no pasarán penurias. Cuentan con suficiente dinero para darse vidas de príncipes sin tener que serlo.

Por Pedro C. Baca

Fotos AFP e Instagram