El esposo de Isabel II , Felipe de Edimburgo, ingresa en un hospital londinense para observación.

A sus 99 años, el duque Felipe de Edimburgo se jacta de tener salud de hierro. Pero no está exento a los achaques propios de su edad.

De acuerdo con el Palacio de Buckingham, el marido de la reina Isabel II viene experimentando «malestar general».

Y acatando el consejo de sus médicos se recluyó en el hospital Rey Eduardo VII para chequeo general y observación.

Hombre fuerte

Felipe de Edimburgo es considerado el pilar de la Familia Real Británica.
El príncipe Felipe y la reina Isabel llevan más de 70 años de casados.

Pilar de la Casa Real británica, el príncipe consorte ha tenido una longevidad impresionante, y sin mayores problemas para mostrarse lleno de energía.

Sin embargo, los años comienzan a cobrarle facturas.

Por ese motivo el 2 de agosto de 2017 anunció su retiro de la vida pública. «Creo que he cumplido con mi deber y es tiempo de hacer un alto», señaló entonces.

En adelante se le ha visto muy pocas veces en público.

Ocaso apacible

Felipe de Edimburgo nació en 1921 en Grecia.
En su época de juventud, Felipe de Edimburgo arrancaba suspiros por su buen físico.

A pesar de su retiro, el príncipe Felipe busca mantenerse activo y en forma, suele caminar todas las mañanas, salir de cacería y nadar.

No hace mucho se trasladaba de un extremo a otro de su residencia campestre conduciendo su Land Rover.

Dejó de hacerlo cuando provocó un aparatoso accidente al incorporarse a un camino vecinal. Por fortuna salió ileso y el auto contra el que chocó sufrió daños leves.

Felipe de Edimburgo tiene ocho nietos.
Con su nieto favorito, el príncipe Enrique.

En cuanto al periodo de pandemia, Felipe de Edimburgo lo llevó muy bien en compañía de la reina en el castillo de Windsor.

Hasta ahora se presentó un contratiempo médico que la Casa Real describe como un malestar controlado.

¡Así sea!

Por Pedro C. Baca

Fotos Twitter