Felipe VI y su familia encabezan las jornadas de duelo en España por los fallecidos a causa del COVID-19.

Después de dos meses de estricto confinamiento el reino europeo recupera poco a poco la normalidad, sin olvidar a 27,119 súbditos que no pudieron hacerlo debido a que la pandemia acabó con su vida.

Para recordarlos, el monarca y su familia montaron una guardia de honor en la que solamente los acompañó el silencio.

El acto transcurrió en una amplia explanada del Palacio de la Zarzuela, residencia oficial de Felipe VI.

Tanto los reyes como sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía vistieron de negro y mostraron semblante triste.

Momento triste

Con este acto, Felipe VI y la realeza española se unieron a los 10 días de luto decretados por la nación ibérica para recordar los dolorosos meses anteriores.

España figura entre los países más afectados por la pandemia, con cerca de 240,000 casos y más de 27,000 decesos, cifra que en Europa solamente superaron Francia y el Reino Unido.

Durante la guardia de honor destacó el recato de las más jóvenes integrantes de la familia real.

Princesas conmovidas

Mientras la princesa Leonor estuvo todo el tiempo a la derecha del rey, como corresponde a su condición de heredera del trono, su hermana menor se mantuvo a prudente distancia de la reina Letizia.

Para Sofía de Borbón este fue su primer compromiso oficial desde que alcanzó la adolescencia, en abril pasado.

Cabe mencionar que debido a la pandemia, las royals, como otros tantos chicos, no han vuelto al colegio y seguirán estudiando desde el Palacio.

Por Pedro C. Baca

Fotos Casa Real de España