Guillermo y Estefanía, herederos del trono de Luxemburgo anuncian el nacimiento de su primogénito luego de casi ocho años de matrimonio.

«¡Por fin!» fue la expresión más socorrida entre los luxemburgueses al darse a conocer el nacimiento del añorado principito.

El pequeño vio por primera vez la luz el pasado domingo 10 a las cinco de la mañana, en un hospital cercano al Palacio Gran Ducal.

Culmina así el cuento de hadas, con no pocos episodios lúgubres, protagonizado por Guillermo y Estefanía de Nassau-Weilburg.

Muchos de sus súbditos llegaron a pensar en que jamás los verían convertirse en papás.

Pero no fue así y ahora todos festejan.

Añorada visita

Como bien te lo adelantó Actual hace unos meses, los herederos del trono del país con más alta calidad de vida en el mundo procrearon al bebé mientras pasaban una temporada en la capital británica.

Para fortuna de todos, lograron retornar a Luxemburgo poco antes de la entrada en vigor de las medidas de confinamiento.

Así que Estefanía pasó los últimos meses de gestación muy mimada por sus suegros, los grandes duques reinantes Enrique y María Teresa.

Todo salió bien y hasta donde se sabe el niño nació en un parto natural sin complicaciones, pesó 3.190 kilos y midió 50 centímetros.

Para festejar su llegada al mundo, el ejército luxemburgués disparó 21 cañonazos desde la colina del Fuerte Thüngen.

Nuevo príncipe

El nuevo integrante de la realeza europea, tiene título de Alteza Real y tratamiento de príncipe.

Sus nombres son Carlos Juan Felipe José María Guillermo (Charles Jean Philippe Joseph Marie Guillaume).

Podría ser bautizado en septiembre próximo, cuando el Gran Ducado esté en posibilidades de organizar una reunión.

Los Grandes Duques reinantes María Teresa y Enrique viendo a su nieto Carlos.

Por ahora, el niño ya fue presentado a sus abuelos, Enrique y María Teresa, por medio de una video llamada.

Se sabe también que ya fue mostrado en foto ante las casas reales del Viejo Continente.

Por Pedro C. Baca

Fotos Casa Real de Luxemburgo