Harry y Meghan de Sussex irradian el más puro amor en su reaparición pública juntos durante una gala de caridad en Londres.

Terminó la espera para volver a ver juntos en público a los populares duques, quienes dejarán de representar a la reina Isabel II desde el primer minuto de abril.

No defraudaron a sus seguidores. Lucieron guapísimos y llenos de esa luz que solamente puede dar el amor y la armonía.

Foto AFP

Antes de apartarse definitivamente de la realeza británica, los duques de Sussex tenían que cumplir con varios compromisos con la corona que les hicieron regresar a Inglaterra durante unas semanas.

Bajo la lluvia pero muy sonrientes, la pareja fue aclamada a su llegada a la Mansion House de Londres donde se celebran los Endeavour Fund Awards.

Unos premios en los que se reconoce la labor de miembros de las fuerzas armadas británicas que resultaron heridos haciendo su trabajo en el último año.

Foto AFP

Una cita muy importante para Harry teniendo en cuenta la conexión especial que tiene con quienes ponen cada día en riesgo su vida mientras están de servicio por su país.

Tanto ha sido así que la reina Isabel II le permitirá seguir siendo el patrón de esta fundación cuando el Sussexit sea una realidad.

Lo más curioso de este regreso ha sido, sin duda, la actitud de de ambos.

Foto AFP

Ni Meghan, ni Harry mostraron el agobio mediático que les llevó a separarse de la familia real.

Al contrario, los duques de Sussex se han mostrado bastante cómodos frente a las cámaras…

Las mismas que esperan perder de vista cuando regresen a Canadá para comenzar su nueva vida al lado de su primogénito Archie Harrison y los otros hijos que vendrán.

Por Pedro C. Baca

Fotos AFP