Harry y Meghan concretan la compra de un hermoso inmueble en Santa Bárbara, próspera metrópoli cercana a Los Ángeles.

Los duques de Sussex prosiguen con la construcción de su nueva vida muy, muy lejos de la Familia Real británica.

Ahora nos enteramos de que ya tienen casa propia.

Harry y Meghan concretaron la compra de una preciosa mansión en Santa Bárbara, próspera y tranquila ciudad de la costa californiana, vecina de Los Ángeles.

Fuentes cercanas a la pareja señalan que ya están viviendo en la propiedad, muy bien acompañados por su pequeño hijo, Archie Harrison.

Nueva vida

Te recordamos que fue en marzo pasado cuando los duques dijeron adiós a su rutina como parte de la realeza británica.

Inmediatamente, se instalaron por breve tiempo en Canadá, cerca de Vancouver.

Luego, Meghan y Harry se mudaron a Los Ángeles, la ciudad natal de la ex actriz.

Estuvieron muy cómodos en la casa que les prestó el magnate mediático Tyler Perry, amigo de ambos.

Sin embargo, no dejaron de buscar un espacio menos bullicioso y bien alejado de los paparazzi.

Casa nueva

Hasta ahora se sabe de su nueva propiedad, pero la revista People asegura que viven «en ese precioso lugar» desde el mes pasado.

Se desconoce la ubicación exacta de la mansión.

Un portavoz de los duques señaló que se trata de un inmueble muy cómodo, pero no ostentoso, con amplios jardines y privacidad garantizada.

En Santa Bárbara viven también celebridades como Oprah Winfrey y Ellen DeGeneres.

Planes sencillos

«Aquí es donde quieren criar a Archie, donde esperan que pueda tener una vida lo más normal posible», dijo una fuente no indentificada a People.

«Harry y Meghan nunca tuvieron la intención de hacer de Los Ángeles su hogar», aseguró quien dio el testimonio.

Durante su estancia en la megaurbe californiana, nunca estuvieron ociosos.

Ambos prosiguieron con su planes para «ser independientes en términos financieros» y proseguir con su labor altruista.

Hace poco acordaron crear Archewell, organización sin ánimo de lucro destinada a colaborar en las causas sociales que a ellos les conmueven más.

Privacidad invadida

Harry y Meghan se mantienen firmes en mantener un bajo perfil mediático.

Lo alteraron solamente para demandar a un tabloide británico que logró fotografiar al pequeño Archie y trató de vender las imágenes.

Los duques no están dispuestos a permitir que invadan su privacidad.

Meghan «Tugsteno»

Ni siquiera han emitido declaraciones en torno al recién publicado Finding Freedom, libro que aborda sus conflictos con el resto de la familia real británica.

Por cierto, la obra confirma que la duquesa de Sussex no estaba peleada con toda la familia de su marido.

Es más, se ganó el afecto sincero de su suegro, el príncipe Carlos, quien, en privado, la llama «Tugsteno».

¿Cuál es la razón?

La palabra alude al metal del mismo nombre, extremadamente resistente al desgaste y que, pese a su dureza, similar a la del diamante, es muy bello y mucho más flexible.

«El príncipe Carlos no deja de agradecer la buena influencia de su nuera en Harry. Hoy convertido en responsable y muy feliz jefede familia», asegura la obra.

Por Pedro C. Baca

Fotos AFP