Si después de beber o consumir productos como leche o queso de vaca te sientes mal, es decir, tienes cólicos, tu abdomen se hincha, tienes náuseas o gases, puede que padezcas algo que millones de personas en el mundo manifiestan: eres intolerante a la lactosa. Y te diremos algo curioso de esta afección, los europeos del norte digieren bastante bien esa azúcar que tienen los productos lácteos, pero los afroamericanos, los asiáticos y los latinos no nos salvamos tan fácilmente de esos molestos síntomas.

Desde luego es recomendable que si notas alguna de las molestias mencionadas luego de tomarte un licuado, un café con leche, unos suculentos quesos o incluso un yogur, vayas al médico para salir de dudas (no vayas a tener otra cosa, como alguna lesión en el intestino; no te espantes, sólo hay que ser precavido).

Si eres intolerante a la lactosa entonces te dirán que evites los lácteos. Así es. Ni modo.

 

 

Pero si crees que estarás vulnerable porque necesitas proveerte de calcio, aquí te va la primera buena noticia: ese elemento también está en salmón y sardinas; frijoles; jugo de naranja; granos como almendras o nuez de Brasil; brócoli, tofu o leche de soya. O sea, sí hay caminos más allá de la leche y sus derivados.

Sólo que hay un detalle extra que debes considerar. El calcio puede ser absorbido por tu cuerpo por medio de la vitamina D, y lo que la contiene son huevos o hígado, y si te das unos moderados baños de sol cotidianamente, garantizas reservas de suficiente vitamina. Todo esto lo supimos de buena fuente pues lo recomienda el estadounidense Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón.

 

Una solución mexicana

Y hay otra buena noticia. Unos aplicados alumnos del Instituto Tecnológico de Veracruz (el Itver), crearon en octubre pasado un yogur a base de arroz, es decir, libre de lactosa, y tampoco contiene endulzantes artificiales. A su producto lo nombraron YoRice, el cual es un probiótico (ya debes haber oído de ellos, son unas bacterias que te equilibran la flora intestinal y potencian tu sistema inmune) el cual endulzaron con miel de agave y va dirigido a los intolerantes pero también a quienes no pueden consumir azúcar como los diabéticos y, al no tener sustancias de origen animal, incluso los veganos pueden consumirlo sin problemas de conciencia.

El equipo de cinco alumnos del Itver sumó tanto a estudiantes de la carrera de Bioquímica como de Administración de empresas, quienes se concentraron en ese proyecto porque saben que un 11% de la población mexicana tiene síntomas de intolerancia al azúcar de los lácteos. Piensan desarrollar su yogur YoRice en sabores como fresa y mora, manzana verde, piña-coco y frutos rojos.

Todo apunta y deseamos que estos jóvenes puedan llevar pronto su producto a los anaqueles para beneficiar a millones de personas.

(Por JRH)