Juan Carlos de España confirma su nuevo paradero luego de ausentarse de su antiguo reino por decisión personal.

Pues ni fue la costa portuguesa, ni en República Dominicana, ni en una isla del Pacífico sur se hospeda el monarca emérito del país europeo.

Tampoco se halla en un lugar con paisajes de ensueño que lo hagan olvidar la más honda pena que ha recibido.

Juan Carlos de España confirmó recientemente que está instalado en los Emiratos Árabes Unidos, Estado del Golfo Pérsico en el que tiene muy buenas amistades.

Paradero conocido

El rey Juan Carlos tiempo atrás cuando era la cabeza de su monarquía.

La noticia dada a conocer por la oficina de Juan Carlos de España pone fin a semanas de especulaciones sobre su paradero, luego de que anunció su decisión de marcharse por tiempo indefinido al extranjero.

Ante la presión social por saber dónde se encontraba, la oficina de prensa de la Casa del Rey se deslindó y pidió esperar a que el monarca emérito aportara datos.

Muchos suponían que permanecería en la costa portuguesa, en la que pasó su infancia, otros creían que en la mansión de algún amigo de la República Dominicana.

Unos más lo ubicaban en algún resort de las islas Fiji, con clima muy benévolo para su salud.

Pero escogió los paisajes de uno de los países más agrestes del mundo, con clima en verano superior a 50 grados centígrados, pero en el que fácilmente puede resguardarse de los molestos paparazzi.

Amigo poderoso

En una de sus últimas fotos con el resto de la familia real.

Ahora que se sabe del paradero del monarca quedan en el aire varias cosas, por ejemplo, dónde se aloja y si será su destino permanente.

Más importante aún quién o quiénes pagan sus gastos porque sin ahorros personales y sin la asignación anual de la corona difícilmente podría pagar su estancia prolongada.

Algunos suponen que Juan Carlos de España es huésped del multimillonario emir de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed al Nahyan.

Penoso antecedente

Con el jeque Mohamed bin Zayed al Nahyan ¿su nuevo anfitrión?

El autoexilio del soberano se produjo tras meses de polémica por las investigaciones en torno a sus finanzas tanto en España como en Suiza.

En el centro del caso está una supuesta comisión de 100 millones de dólares que le otorgó el rey de Arabia Saudita para concretar un trato con empresas españolas.

De ese dinero, don Juan Carlos habría donado 68 millones a su entonces amante Corinna Larsen.

Por Pedro C. Baca

Fotos AFP