La polémica de su primera presentación del año ya circula por el mundo.

El complejo hotelero Fontaineableau de Miami, contrató al famoso cantante para que presentara su show en una fiesta, junto a los artistas Skrillex y Marshmello, y aunque el cantante canadiense estaba más emocionado y entregado que en la mayoría de sus actuaciones el playback nada disimulado por Bieber era tan evidente que los espectadores no pudieron evitar llevarse una decepción.

El joven y exitoso cantante, se alejaba el micrófono de la cara y la voz se seguía escuchando, movía los brazos con todo y micrófono, mientras la música seguía su curso. Como si lo hiciera al propósito.

Y ya de plano a la mitad de su exaltada actuación el cantante Skrillex animó a Justin para que baile con él la típica canción “Macarena” y Bieber aceptó dejando de plano el micrófono y ya el playback no pudo resultar más obvio.

Lo bueno es que, al menos Justin se divirtió bastante en el escenario y se la pasó muy bien a pesar de la polémica que desató en su primera presentación de este 2017.

Redacción/Photoamc.