La buena salud de tu boca depende no sólo de lo que comes sino también de tu estado de ánimo. Bájale dos rayitas.

Los trastornos de ansiedad, que incluyen fobias, ataques de pánico, ansiedad generalizada y trastornos de estrés postraumático son cuadros graves con repercusiones para la salud de la boca.

En el país se estima que alrededor de 15 millones de personas padecen de algún trastorno mental, de acuerdo con la Secretaria de Salud federal, dentro, de los que destacan la depresión y la ansiedad.

El neuropsiquiatra, Edilberto Peña señala que puede existir relación entre la ansiedad y correr un mayor riesgo de tener caries, afección de las encías y bruxismo (rechinamiento). 

“Pudiera haber una relación bidireccional, tanto la mala salud bucal puede producir inflamaciones en el sistema nervioso que favorezcan la ansiedad y al revés, los pacientes ansiosos descuiden su salud bucal y se exponen a mayores riesgos de salud física”

Asimismo, la ansiedad puede correr ocurrir, por ejemplo: al ver una aguja y estar expuesto a procedimientos complicados, ciertas indicaciones para combatir la ansiedad pueden provocar resequedad en la boca e incrementar la acumulación de sarro y bacterias.


https://pixabay.com/

La autoestima y la salud bucal

Peña, menciona que las personas con ansiedad y estrés suelen descuidar los hábitos de salud bucal. Cepillan excesivamente los dientes y encías, o, por el contrario, dejan de cepillarlos, no visitan al dentista o desgastan los dientes a causa del rechinar excesivo.

Ahora ya lo sabes, no te descuides.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu