No dudes que esta tendencia empezará a verse en México muy pronto. Se trata de los kínder y escuelas preescolares que ofrecen a sus pequeños alumnos, en vez de pastelillos, carne o huevos, una buena variedad de ensaladas, de leche hecha a base de nuez de la India y el muy nutritivo kale o col risada. Eso es lo que está sucediendo desde hace cinco años en la Escuela Escandinava de Jersey City, en Nueva Jersey, donde 92 niños viven la buena experiencia que puede significar una comida vegana bien condimentada.

Porque eso lo pudieron comprobar algunos padres que, si bien apreciaron mucho este tipo de escuela alternativa, que deja a los niños ir descalzos en el césped para entrar en mayor contacto con la naturaleza y que les da como juguetes piedras, conchas de mar y piñas de árboles, no estaban tan seguros de que una dieta sin carne y sin cupcakes fuera correcta… ¡hasta que la probaron y comprobaron que estaba bastante buena!

Pero desde luego y como reportó el Wall Street Journal, no todos los padres están dispuestos a que sus chiquitos dejen ciertas costumbres. Una mamá dijo: “¿Sopa de apio para el desayuno? ¡Entonces habrá nuggets de pollo para el almuerzo!”.

Lo cierto es que hacer un menú como el de la Scandi School, como se le conoce familiarmente a este instituto, no es nada fácil. Requiere de nutriólogos calificados y sus opciones orgánicas, con bajo contenido en azúcar y sal incluyen vegetales cultivados ahí mismo, y pan fresco horneado diario. Los niños cualquier día pueden degustar un plato de, por ejemplo, lasaña con espinacas y setas.

Y si los papás sienten que no deben ser demasiado extremos, pueden optar por dar a sus hijos una comida omnívora en la intimidad de sus hogares.

Desde luego, escuelas así no son baratas. La pensión que pagan los padres para estudiantes de tiempo completo en la Scandy School asciende a 18,500 dólares al año (más de 340,000 pesos).

¿Te gustaría que tuviéramos más opciones como esta?

(Por JR)