La recuperación de la naturaleza tras el paro económico e industrial por la COVID-19 nos mostró el impacto que tienen nuestras acciones. ¿Cómo podemos contribuir a cuidar el medioambiente y asegurar nuestra supervivencia como especie?Mira estas lecciones ecológicas.

«Hemos sido explotadores de la naturaleza… sin tomarla en cuenta y sólo viendo por nuestro beneficio», reflexiona la bióloga Gabriela Jiménez, académica del Instituto de Ecología de la UNAM, y señala las lecciones ecológicas que nos está dejando la pandemia por coronavirus.

La advertencia es muy importante, pues a pesar del cierre de actividades económicas e industriales y la disminución de la circulación de autos, incomprensiblemente la contaminación no disminuyó como se esperaba.

Para los expertos los niveles de contaminación altos evidenciaron lo difícil que será eliminar las sustancias tóxicas acumuladas por décadas.

Este hecho también mostró la existencia de fuentes de emisiones no atendidas: transporte público y de carga, tiraderos de basura al aire libre, solventes y combustibles evaporados así como los desechos médicos producto de la enfermedad mundial.

Antes del confinamiento, la contaminación ya generaba 48,000 muertes anuales prematuras de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública.

Los especialistas afirman que, de no haber ocurrido este respiro mundial, el calentamiento global se hubiera acelerado, comprometiendo nuestra existencia. ¿Nos quedarán claras estas lecciones ecológicas?

Impacto social

La recuperación de la naturaleza cimbró la conciencia de ciudadanos que están reduciendo su consumo de agua, prefiriendo productos biodegradables, reutilizando, reciclando e incluso diseñado huertos urbanos.

A decir del biólogo Pedro Esteban Díaz Díaz, de la Comisión Nacional Forestal CDMX, si bien las acciones hormiga contribuyen, estas deben ir acompañadas por políticas que fortalezcan a las instituciones que vigilan el cumplimiento de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente

Agrega Díaz Díaz que es muy importante garantizar, constitucionalmente, el derecho a un medioambiente sano, para estas y las futuras generaciones.

Coinciden los expertos en que la actualización de la infraestructura del transporte público será indispensable para reducir el impacto ambiental.

Además, se debe fortalecer la educación ecológica desde prescolar para la formación de ciudadanos comprometidos con el entorno.

Si quieres saber más aprendizajes que la COVID-19 no te pierdas el reportaje especial de nuestro portal hermano Contenido 3.0Lecciones COVID-19.

También ya te presentamos las Lecciones en salud

Descubre más en:

Por Mariana Chávez / Video Jaiver Jalife/ Imagen  Engin Akyurt en Pixabay