«Encantadores, simplemente encantadores» es la frase que los duques de Sussex, Harry y Meghan, han escuchado en estos días de su viaje por Sudáfrica.

Sobre todo porque han complacido a sus miles de seguidores en aquel país africano al mostrarse con su «caballerito» Archie Harrison Mountbatten-Windsor.

El pequeño acompañó a sus populares padres a una reunión que tuvieron con el arzobispo emérito y Premio Nobel, Desmond Tutu, con quien hablaron de campañas altruistas.

De acuerdo con testigos del encuentro, Archie Harrison se mostró atento, juguetón y curioso.

El niño sonrió cuando el arzobispo Tutu se acercó a besarlo y bendecirlo. Los duques de Sussex se mostraron extasiados.

Tiempo que vuela

La verdad parece que fue ayer cuando el muy emocionado príncipe Harry anunció el nacimiento de su primogénito, pero ya han pasado cinco meses.

«Esta familia de royals británicos luce encantadora y transmite alegría», aseguran los admiradores de los duques de Sussex, quienes parecen destinados a revolucionar las costumbres de la Corona.

Una de ellas es criar con toda libertad a su hijo, quien, por decisión de sus padres, no tiene título nobiliario por el momento.

Esta es la primera foto de Archie Harrison desde su bautizo, celebrado el pasado 7 de julio.

Entonces fue arropado por sus padres, abuelos y tías paternas.

En cuanto a la imagen más reciente del pequeño, séptimo en la línea de sucesión al trono británico, se confirma el enorme parecido que guarda con su feliz padre.

Por Pedro C. Baca

Fotos AFP y @SussexRoyal