Está comprobado que realizar estas tres tareas aumentará tus niveles de felicidad, los resultados son increíblemente notorios y en tan sólo una semana lo notarás. Analiza tu situación actual, escribe cómo te sientes ahora mismo e comienza a ponerlos en práctica, después de una semana vuelve a auto valorarte y observa cómo estos ejercicios tienen gran impacto en tu forma de pensar y hasta en tus acciones.

1.Bendiciones

  • Antes de ir a dormir, toma una libreta y anota tres cosas buenas que te hayan ocurrido durante el día y descríbelas a detalle.
  • Después analiza por qué te ocurrieron y escríbelo en cada uno de los puntos.
  • Piensa qué impacto tuvieron estos sucesos en tu día, pregúntate ¿Qué hubiese pasado si no hubieran ocurrido? ¿Cómo te sentiste respecto a ellos?
  • Planea tres estrategias para seguir viviendo en estado de agradecimiento y positivismo.
  • Cada que te ocurra algo bueno saca tu libreta de bendiciones y anótalo, así como cuando hagas algo para cambiar una situación mala a buena.

2.Gratitud

  • Piensa en alguna persona que te haya ayudado en algún aspecto de tu vida o haya hecho algo muy importante para ti y que quizá no le agradeciste lo suficiente, ni como se debe.
  • Escribe una carta narrando lo que esa persona hizo por ti y que beneficio tuvo en tu vida, sé muy sincero y específico en tus palabras.
  • Lee lo que escribiste y edítalo, haz una carta poderosa y concisa . Piensa en lo que realmente quieres expresar.
  • Reúnete con la persona y léele la carta.
  • Después regresa y anota todo lo que sentiste y el efecto que tuvo este ejercicio.

Fortalezas

  • Revisa esta lista de fortalezas icónicas.

Humor / Valentía / Mente abierta /Auto-regulación /Apreciación de la belleza y la excelencia / Persistencia/ Amabilidad/ AMOR/ Gratitud /Creatividad /Amor por aprender/ Perdón y Misericordia/ Igualdad / Curiosidad  /Prudencia/ Espiritualidad/ Inteligencia Social / Integridad/ Buen ciudadano /  Perspectiva Liderazgo/ Humildad y modestia / Vitalidad/  ESPERANZA

  • Piensa cuándo y cómo las has utilizado.
  • Piensa y haz una estrategia de cómo podrías usarlas más y escribe qué acciones tomarás para que esto suceda.
  • Durante una semana pon atención en todas las situaciones de tu vida en las que puedas emplearlas y comprométete contigo misma a hacer más uso de ellas.
  • Escribe en una libreta cada que hagas una buena acción.

 

(Por Natalia Castillo)