México es uno de los países más impresionantes del mundo, dentro de su territorio convergen una gran cantidad de culturas, historias y tradiciones. Su capital, la CDMX no podía quedarse atrás, siendo la más grande del continente americano y la ciudad hispanohablante más poblada del mundo.

Las cosas que se pueden hacer dentro de una ciudad tan imponente son variadas. Si le preguntas a cualquier residente de la misma, te podrá recomendar muchas opciones dentro de la CDMX. Sin embargo, hay algunos lugares que también son impresionantes aunque no tan conocidos.

En esta ocasión daremos una revisión a algunos de esos paraísos perdidos dentro de la ciudad.

La avenida Paseo de la Reforma es una de las más grandes y hermosas del mundo, sólo superada por los Campos Elíseos en Francia. Esta avenida fue encargada por Maximiliano I de México, durante el Segundo Imperio Mexicano y su finalidad era tener una vía de acceso directo entre el Castillo de Chapultepec y Palacio Nacional.

No es posible dormir en el Palacio de Chapultepec, pero para que te sientas como la Emperatriz Carlota sin tener problemas, puedes alojarte en el exclusivo Hotel Sheraton México City María Isabel, que se encuentra muy cerca del Ángel de la Independencia.

Desde ahí tendrás una vista al mismísimo Castillo de Chapultepec, de hecho, desde este punto cualquier lugar te quedará sumamente céntrico, desde el Palacio de Bellas Artes y la Alameda Central hasta el Auditorio Nacional y el Zoológico de Chapultepec.

A lo largo del Paseo de la Reforma encontramos varios sitios de interés. El bosque de Chapultepec es una obligación, con sus museos cercanos como el de Antropología e Historia o el Museo de Arte Moderno, y dentro del mismo espacio también se encuentra un lugar donde puedes relajarte: el Bosque Sonoro, que busca que se tenga un momento de reflexión donde los sonidos mismos de la naturaleza nos sumerjan en una experiencia única de relajación sonora.

Muy próxmo a esta área encontramos el St. Regis Ciudad de México, uno de los hoteles en Reforma Ciudad de México, perteneciente a la familia Marriott Bonvoy y con una impresionante altura de 31 pisos, que refleja el lujo icónico de la era moderna, y representa la naturaleza misma de esta metrópolis en evolución. Ahí puedes relajarte con servicio de mayordomo las 24 horas del día, lujosa cama, baños de mármol e imponentes ventanas de piso a techo.

Por último, otra opción para hospedarte en los alrededores es el W México City, uno de los hoteles en Polanco Ciudad de México, cercano al Paseo de la Reforma y en el corazón de una de las zonas más vibrantes y exclusivas de la ciudad, el lugar donde aquellos que crean las tendencias se reúnen para explorar las tiendas más elegantes, sin perder de vista el ritmo cultural propio de la gran urbe. Ahí podrás disfrutar de la mejor vida nocturna de la CDMX.

Un poco más retirado, al sur de la ciudad pero que merece mucho la pena visitar son las atracciones en la alcaldía Coyoacán. Ahí hallaremos la Casa Azul que compartieron en vida los artistas mexicanos Diego Rivera y Frida Kahlo; descubre más sobre esta pareja emblemática del arte del siglo XX y después acude al centro de Coyoacán a disfrutar de una deliciosa taza de chocolate caliente y churros, para después regresar a tu hotel.

Sabrás que llegar al St. Regis o a las otras fascinantes opciones de hospedaje después de un día lleno de descubrimientos en la CDMX, se puede convertir en una experiencia única y relajante.