Desde el Palacio de Laeken los reyes de Bélgica comparten su foto oficial para celebrar el fin de año.

Los reyes de Bélgica, Felipe y Matilde, saben que son días de fiesta pero también de guardar. Lo demuestran con la sencilla foto con la que felicitan a sus súbditos con motivo de las fiestas decembrinas.

En la toma aparecen con sus cuatro hijos, los príncipes Gabriel, Eleonore, Elisabeth y Manuel. Todos con un vestuario discreto en el que predominan los colores claro y el negro elegante.

En este regio «cuadro» destaca la belleza serena de la heredera al trono. Y la cada vez más notable galanura del príncipe Gabriel, quien ya supera en estatura a su apuesto padre.

Reyes trabajadores

Los reyes de Bélgica mantuvieron gran parte de su agenda.
La reina Matilde en reciente encuentro con jóvenes. Foto: Casa Real de Bélgica.

El año que termina fue muy difícil para Bélgica, uno de los países más afectados por la COVID-19 en Europa.

De acuerdo con la Casa Real, los reyes aceptaron el confinamiento en su Palacio de Laeken pero no se desentendieron de sus súbditos.

Tan es así que apenas alteraron su agenda de compromisos. Incluyeron decenas de videoconferencias y reuniones con gente de todos los estractos sociales.

El rey Felipe incorporó el uso de nuevas tecnologías para comunicarse con sus súbditos.
El monarca en reciente videoconferencia. Foto: Casa Real de Bélgica

No es obra de la casualidad que Felipe de los belgas mantenga altos niveles de popularidad.

Su trabajo altruista y su decisión de estar siempre cerca de su pueblo hablan bien de Su Majestad.

Valiente heredera

La heredera al trono atendió sin retrasos su entrenamiento militar. Foto: Casa Real de Bélgica.

Quizás el motivo de mayor orgullo para la población de Bélgica fue ver a la heredera al trono cumplir sin demoras su entrenamiento militar.

Desde hace varios meses la princesa Elisabeth asiste a la academia del ejército de su país para completar su formación como oficial.

No olvides que esta royal de apenas 19 años se convertirá en algún momento en comandante de las Fuerzas Armadas de Bélgica.

Un título que acompañará al de soberana.

Al final, fue un buen año para la familia real de este próspero país europeo.

Por Pedro C. Baca