Guillermo Alejandro y Máxima, los muy carismáticos reyes holandeses, recién se enteraron de que su pueblo ya no los aprecia tanto.

Los reyes holandeses inician el 2021 con «el pie izquierdo», sino es que un verdadero baño de agua fría. Su popularidad se desplomó durante el año que recién terminó.

Informes de distintas casas encuestadoras indican que el rey Guillermo Alejandro, en el trono desde 2013, perdió más de 30 puntos en su índice de popularidad.

En 2019 alcanzó 76 puntos porcentuales, pero el año pasado se quedó en 47.

Y la situación de su consorte, la reina Máxima, apenas es menos desfavorable. La soberana de origen argentino pasó de 83 a 61.

Causas del enojo

Máxima y Guillermo Alejandro son atentos y espontáneos, pero sus súbditos los acusan de imprudentes,

Guillermo y Máxima se han labrado fama de trabajadores, austeros, diligentes y cálidos.

¿Qué pasó en el ánimo de sus súbditos para «estimarlos menos»?

Quienes conocen a la monarquía holandesa insisten en que la opinión pública no les perdona las imprudencias que cometieron a mediados de 2020.

En ese momento, su país se encontraba en estricto confinamiento para detener la expansión de la COVID-19.

Entonces los reyes holandeses se fueron de vacaciones a una isla griega. Ahí, se dejaron ver departiendo alegremente, y sin ninguna medida de sana distancia, con un cercano grupo de amigos.

El escándalo que se desató a continuación los convenció de suspender el tour y regresar de inmediato a su palacio en La Haya.

Redención incompleta

Guillermo Alejandro y Máxima han formado una familia muy armoniosa.
Los monarcas con sus tres hijas.

A favor de Guillermo Alejandro y Máxima cuenta que no fueron insensibles ante críticas y reclamos.

Hace unas semanas los monarcas se dirigieron a su pueblo para reconocer su error y ofrecer disculpas.

A continuación prometieron que cuidarían más su comportamiento.

Sus argumentos fueron bien recibidos hasta por opositores republicanos. Sin embargo, tuvo consecuencias.

Por fortuna para la monarquía holandesa el daño no es irreparable.

Por Pedro C. Baca

Fotos Casa Real de los Países Bajos