Un luto imprevisto empaña los días de fiesta en Noruega, el suicidio de Ari Behn, ex esposo de la princesa Marta Luisa con quien procreó tres hijas.

La información es escasa por causas obvias, pero se sabe oficialmente que el escritor danés se suicidó en plena Navidad.

Al momento de su fallecimiento, el ex royal contaba con 47 años, bajos ingresos y severos problemas de depresión.

«Con gran tristeza en nuestros corazones, los más cercanos a Ari Behn anunciamos que hoy se quitó la vida», dijo a la AFP Geir Hakonsund, el agente de Behn.

Quedó confirmado el luto que embarga a los noruegos.

Escritor de cuentos

Nacido en Dinamarca, Behn había publicado su primer libro en 1999 con un recopilatorio de historias cortas titulado Trist som faen (Triste como el destino).

Posteriormente probó suerte en la actuación pero con pobres resultados.

Apuesto y carismático, Ari Behn se incorporó a la realeza noruega en 2002, debido a su matrimonio con la hija mayor de los monarcas noruegos.

El rey Harald, su suegro, lo recibió bien pero rechazó otorgarle título nobiliario; poco importó, porque gozó de estabilidad económica.

Matrimonio difícil

Con Marta Luisa de Noruega tuvo tres bellas hijas, pero el matrimonio naufragó en 2016.

No hubo infidelidades de por medio, simplemente la princesa se cansó de cargar con los frecuentes cambios en el estado de ánimo de Ari.

Tuvo tres hijas con la princesa Marta Luisa, antes de divorciarse en agosto de 2016.

Ella se consoló al poco tiempo con el gurú estadounidense Durek Verret, pero Ari no pudo rehacer su vida.

Muerte repentina

Su drama personal lo reflejó en Infierno, el libro que publicó hace poco más de un año y en el que abordaba con el corazón en la mano sus problemas mentales.

Sin embargo, nada advirtió del fatal desenlace. Sobre todo porque Ari tenía muchos planes para las fiestas decembrinas.

Incluso reveló a la prensa que planeaba reunirse con su ex y sus hijas para cenar y que Durek Verret también estaría presente.

La cita no llegó.

Días de luto

Amigos y personalidades noruegas, como la familia real y la joven primer ministro Erna Solberg, expresaron su consternación.

«Ari fue una parte importante de nuestra familia durante varios años y nos llevamos con nosotros buenos recuerdos de él», aseguró el rey por medio de un comunicado.

Descanse en paz Ari Behn.

Por Pedro C. Baca

Con información y foto de AFP