Maite Perroni estrena «Oscuro deseo», serie en la que recrea a una mujer casada que se deja llevar por la pasión.

La guapa ex RBD siente que a sus 37 años le llegó el momento de encarar papeles más demandantes y arriesgados.

Esos personajes pueden servirle para explorar nuevas sensaciones y sentimientos.

Por eso aceptó el papel de Alma, una mujer casada, llena de temores y prejuicios, obsesionada sexualmente por un hombre mucho más joven que ella, Darío, interpretado por Alejandro Speitzer.

La pasión que se desata entre ellos es volcánica pero al mismo tiempo oscura y dolorosa, además de estar enmarcada en una historia muy bien llevada de suspenso y crimen.

Cambio de imagen

A lo largo de su carrera, tanto como solista y como actriz, Maite Perroni dio preferencia a una imagen fresca y transparente, pero nunca ha querido pasar por boba.

«A veces los formatos tradicionales de televisión abierta te encasillan en cierto tipo de personajes, en mi caso la heroína de buenos sentimientos, pero la vida es más compleja».

Inspirada en cierta manera en los retos actorales y personales que ha tomado Alfonso Herrera, su excompañero en RBD, Maite ha decidido evolucionar sin traicionar lo que ella piensa y siente.

Atrevimiento necesario

Su propósito de crecer como artista quedó en evidencia en su faceta como cantante.

Se apartó un poco del pop y la balada para experimentar con otros ritmos que le permiten lucir su voz.

En cuanto a la actuación, Maite Perroni nos sorprendió no hace mucho con su participación en el Juego de las Llaves, serie que aborda con sentido del humor el delicado tema del intercambio de parejas.

Ahora se presenta más madura en Oscuro deseo, una producción que es posible ver por Netflix desde julio.

La primera temporada de la serie comprende 18 capítulos, en los que Maite Perroni y Alejandro Speitzer están acompañados por Jorge Poza y Erik Hayser, entre otros actores.

Por Pedro C. Baca

Fotos PhotoAMC