Marlene Favela informa a su público de su separación definitiva del empresario George Seely.

La actriz duranguense de 43 años está devastada pero serena, su matrimonio no pudo seguir adelante y tomó la decisión de pedir el divorcio.

«Me estoy divorciando y es un momento doloroso para mí, pero estoy llevando esto en paz y con serenidad», señaló Marlene Favela en un videomensaje que envió a los medios de comunicación.

La noticia causó pesar en el medio artístico porque la celeb y su esposo habían formado una linda familia.

Parece que fue ayer cuando la inolvidable protagonista de Gata Salvaje comentó a las lectoras de Actual sobre los preparativos de su boda.

En diciembre de 2017 se casó muy enamorada con el empresario George Seely quien poco después se la llevó a vivir a Australia, país en el que procrearon a Bella, su única hija.

Fin de ciclo

La felicidad no duró y la pareja no pudo seguir junta a pesar de sus esfuerzos por subsanar diferencias.

Marlene, a quien no hace mucho vimos radiante en una participación especial en la telenovela Por amar sin ley, ha tomado las cosas con serenidad.

Con aplomo, aseguró que no abundará más en el tema, pero antes aclaró que su divorcio no se debe a su retorno al medio artístico.

«Mi esposo me conoció siendo actriz y mientras me desarrollaba profesionalmente, además yo jamás descuidaría mi hogar por trabajar fuera de casa», señaló.

Motivos de peso

A pesar del hermetismo de Marlene Favela ha sido notoria la reacción de su ex ante la separación, recientemente George Seely borró de su cuenta de Instagram todas las fotos que tenía con la actriz y su hija.

Otras versiones insisten en que los negocios de Seely fueron a la quiebra y que el hombre no ha podido superar esa situación.

Al respecto, Marlene aclaró simplemente que no le pedirá nada para la manutención de su hija. » Me haré cargo de Bella, como lo he hecho desde que nació».

Por último, la actriz afirmó que jamás hablará mal del padre de su hija.

«Le deseo lo mejor, bendiciones y que sea feliz, porque si él está bien dará mucha felicidad a nuestra niña».

Por Pedro C. Baca

Fotos PhotoAMC