La soberana consorte de los belgas, Matilde, cumple 48 años, feliz y agradecida por todo lo que la vida le ha dado.

Matilde de Bélgica festeja cumpleaños. Nacida un 20 de enero de 1973 bajo el signo de Capricornio, la soberana ha celebrado con total discreción en el área privada del Castillo de Laeken.

Claro que estuvo acompañada por el rey Felipe, sus cuatro hijos y varias mascotas.

De acuerdo con la Casa Real, tuvo un almuerzo sencillo, con pastel de chocolate incluido, y disfrutó de música clásica al aire libre en uno de los jardines privados del castillo.

Agenda saturada

Matilde de Bélgica está comprometida con las cruzadas de combate a la explotación infantil.
La reina trabaja desde el Castillo de Laeken

Pero el descanso duró solamente un rato.

La misma tarde de su cumpleaños la reina Matilde atendió varios compromisos relacionados con la causa altruista que más le apasiona:

El combate a todo tipo de abuso a la población infantil.

Además, desde 2015 preside la UNICEF Bélgica y promueve la inclusión de hijos pequeños de migrantes de países árabes y africanos.

Presencia estimulante

Con su marido el rey Felipe

El último año ha sido muy difícil para Bélgica debido al COVID-19. Pero doña Matilde, siguiendo el ejemplo de su esposo, el rey Felipe, estuvo siempre al lado de sus súbditos.

Psicóloga de profesión, con especialidad en terapia del lenguaje, la reina aprovechó tanto los eventos presenciales como las videoconferencias para llevar palabras de aliento.

Recordemos que el país europeo, a pesar de su enorme riqueza, figura entre los más afectados en el mundo por la pandemia. Tiene la segunda tasa de decesos por cada 100,000 habitantes.

La presencia de los reyes ha sido estratégica para mantener el buen ánimo y seguir adelante.

Familia feliz

Los monarcas belgas con sus cuatro hijos.

Única reina consorte nacida entre la nobleza, Matilde atiende sus responsabilidades con la mayor serenidad y sencillez, sin buscar los reflectores.

De ahí que poco se hable de su vestuario o de sus joyas. Es simplemente una mujer con clase, dulce y atenta.

Y ha sabido transmitir esa elegante calidez a sus hijos. Muy en especial a su primogénita la princesa Elisabeth, quien está destinada a ser reina.

Matilde se mantiene al tanto de la formación de su primogénita, quien en su momento será reina.
Matilde y Felipe de Bélgica con su heredera, la princesa Elisabeth.

Su tarea como madre no es sencilla, tiene dos hijos adolescentes, los guapos príncipes Gabriel (17) y Emmanuel (15), y una niña, la princesa Eleonor (12), a quien todavía ayuda con sus tareas escolares.

Y que decir del apoyo que brinda al rey, de quien es no solamente consorte, sino compañera, amiga, enamorada y confidente.

Por Pedro C. Baca

Fotos Casa Real de Bélgica