“El síndrome de ojo seco es un trastorno ocular que causa malestar, problemas visuales e inestabilidad de la película lagrimal con daño potencial en la superficie ocular”, afirma la oftalmóloga Concepción Santacruz, investigadora del Instituto de Oftalmología, Fundación Conde de Valenciana. Los pacientes sufren irritación, sensibilidad a la luz, sequedad, dolor, sensación de arenilla, fatiga ocular, problemas para leer y/o sensación de quemazón. “Estos síntomas, que aumentan con la calefacción,  aire acondicionado, el viento, la contaminación, el uso de dispositivos móviles, computadoras, estrés pueden llegar a repercutir de manera importante en la calidad de vida, afectando incluso a la productividad laboral”, asegura la experta.

ojo_seco_lagrima_artificial_momentos_para_cuidarte_chica

La enfermedad de ojo seco, se define como un desorden en la película lagrimal debido a una deficiencia de lágrima o bien una acelerada evaporación de la misma, que afecta al 14% de la población mayor de 18 años, de los cuales el 30% ha sido diagnosticado y únicamente el 22% es tratado por el oftalmólogo. El tratamiento tópico son las lágrimas artificiales. Existen distintos tipos de lágrimas artificiales, pero de acuerdo a la Academia Americana de Oftalmología, es preferible el uso de tratamientos que contengan sustancias parecidas a las lágrimas que naturalmente produce el ojo humano.

sindrome-del-ojo-seco

Lo importante es un diagnóstico oportuno que permita identificar las causas que provocan el síndrome del ojo seco y, por ende, el uso de opciones terapéuticas eficaces y confiables que lubriquen, protejan y restauren la delicada película lagrimal. En México, el laboratorio Allergan cuenta con la primera lágrima artificial que combina los dos polímeros punteros del ojo seco, carboximetilcelulosa y hialuronato sódico, un derivado del ácido hialurónico, para tratar eficazmente los síntomas. La nueva combinación proporciona a la superficie ocular una barrera protectora que repara simultáneamente el daño celular para cuidar los ojos que merecen una atención especial.

Las lágrimas son necesarias para una buena visión.

(Por Alejandrina Aguirre Arvizu)