Siempre, pero sobre todo ahora con el COVID-19 hay que tener precauciones con tu maquillaje. Una de las principales vías de propagación de este virus es a través del contacto con superficies y objetos contaminados. Si alguien toca un artículo infectado y luego se lleva su mano a la cara, adiós, se puede infectar.

Foto. Pixabay

La Universidad de Sidney, Estados Unidos (2015) observó a través de un video a varios estudiantes de medicina, con el objetivo de contar el número de veces que se tocaban la cara. Cada uno de los 26 futuros médicos, se tocó el rostro un promedio de 23 veces por hora y casi la mitad de esas ocasiones (44%) involucró contacto con sus ojos, nariz o boca.

Por eso, expertos del Programa Belleza y Bienestar de Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos (Canipec) te comparten algunos consejos.

La piel del rostro está más expuesta a la suciedad, virus, hongos y bacterias, los cuales pueden adherirse a los cosméticos si no tienes las precauciones necesarias. Por ello, recomiendan limpiar las brochas de maquillaje constantemente y tener buenos hábitos de higiene con los productos de belleza, así como mantener las manos limpias cada vez que aplicas alguno de estos productos.

Foto: Pixabay

1.    Compartir el maquillaje representa un riesgo de intercambio de microorganismos.

Al prestar el maquillaje, hay una contaminación cruzada entre los gérmenes de las manos y cara de una persona a otra. Compartir los distintos artículos de belleza puede provocar que algunos padecimientos que requieren del contacto personal para transmitirse como el COVID-19, además del herpes, la conjuntivitis y el acné sean más propensos a adquirirse.

2.    Detrás de una imperfección, probablemente hay una brocha que no se ha lavado.

De acuerdo con un experimento hecho por Tom Pellereau, ganador del programa El Aprendiz de Reino Unido (2011) examinó las brochas de 35 consumidores y maquillistas para medir la cantidad de bacterias que albergaban sus herramientas. Concluyó que, de las 35 brochas, el 58% eran poco higiénicas para su uso, el 34% tenían niveles peligrosamente altos de bacterias y dos de ellas tenían más bacterias que las que se esperaría encontrar en un cepillo para limpiar escusados.

Los especialistas aconsejan lavar las brochas, pinceles, esponjas y toda herramienta usada para aplicar maquillaje cada semana o cada 15 días, ya que estos objetos están en constante exposición al polvo, a la contaminación y a otros microorganismos.

¿Qué se necesita?

Productos especializados para limpiar tus brochas a fin de limpialas adecuadamente y cuidará el pelo.

Si no has encontrado el limpiador especializado, puedes usar jabón para manos: elimina restos de maquillaje e impurezas. También aceite de oliva que acondiciona y restaura el pelo de la brocha. Y usa, toalla o servilletas gruesas de papel.

¿Cómo hacerlo?

1.    Si cuentas con un producto especializado para limpieza de brochas, lee las instrucciones de la etiqueta y listo.

2.    Si no, coloca en un recipiente un poco de champú, de preferencia que sea neutro.

3.    Es necesario usar agua tibia y mantener la brocha en posición vertical, evitando que el agua suba al resto del mango.

4.    Es preferible que las cerdas sean las únicas en dónde se aplique el champú, después da brochazos suaves de forma circular hasta hacer espuma, repite una y otra vez hasta eliminar toda la suciedad.

5.    Retira el exceso de jabón y enjuaga la brocha con agua tibia, asegúrate que no queden residuos.

6.    Deja escurrir el exceso de agua y pon a secar la brocha sobre una toalla o servilleta de papel, entre 24 y 48 horas y si puedes que las cerdas queden hacía abajo.

7.    Si deseas limpiar los labiales y polvos compactos, lo recomendable es asear con una toalla la superficie del empaque del producto, luego rocía un poco de solución desinfectante y después déjalos secar.

Durante esta contingencia cuida tu salud teniendo constantes hábitos de higiene en tus cosméticos y acude a marcas confiables y comprometidas con tu belleza y bienestar que podrás encontrar dentro del mercado formal.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

Fotos: Pixabay