Mira las razones por las cuales siempre debes limpiar tu calzado, incluso después de que termine la pandemia.

Uno de los accesorios que más acumulan suciedad de la calle es el calzado, de acuerdo con un estudio realizado por Universidad de Arizona se pueden acumular hasta 400,000 bacterias. Este es un dato importante que debes tomar en cuenta en estos días de pandemia.

Muchos han optado por dejar fuera de casa el calzado con el objeto de evitar el ingreso del COVID-19. Este es un hábito que tienen desde hace mucho tiempo los japoneses y que deberíamos adoptar en todo el mundo. En Japón es obligatorio quitarse los zapatos antes de entrar a casa.

El origen de la costumbre

Desde hace miles de años, los japoneses se sientan en el piso para comer, conversar con sus familias o realizar actividades dentro de casa. Ellos se colocan en una posición específica sobre sus rodillas, que, al hacerla con el calzado, puede lastimar y no sólo eso, en Japón se acostumbraba que los pisos sean de bambú, por lo que entrar con zapatos representa suciedad y complejidad en la limpieza del piso.

Actualmente esta costumbre se mantiene por temas de higiene, ya que a través del calzado llevamos bacterias y suciedad de la calle a nuestro hogar, por lo que en nuestros amigos de Cloe recomiendan que incluso después de la cuarentena, hagas de este proceso un ritual a seguir en tu día a día.

¿Qué hacer?

Pon un tapete a la entrada de tu casa con cloro y agua: esto es lo que recomiendan químicos expertos, aseguran que lo mejor para desinfectar la suela del calzado es el cloro, el cual contiene hipoclorito sódico que oxida la envoltura de bacterias y virus destrozándolos al instante. Ojo, es importante que no se aplique directamente, sino que se disuelvan 30 ml de Lejía (2 cucharadas soperas) en un litro de agua y cuyo envase sea plástico y opaco.

Una vez que tengamos esta mezcla, se debe rociar en un tapete común que se colocará a la entrada del hogar. Al llegar a casa, sólo debes tallar los pies en el tapete como normalmente lo haces y listo, eliminarás toda materia orgánica residual además de virus y bacterias.

Quitarte los zapatos antes de entrar: Puedes seguir las costumbres japonesas y asignar un calzado especial para estar dentro de casa y así evitar que todo lo que se encuentra en la calle llegue hasta tu hogar.

La doble limpieza, un escudo más potente: antes de guardar tus zapatos limpios, dale otra pasada con un trapo húmedo con agua y jabón, así tendrás calzado limpio que estará en contacto con los demás pares que tengas en tu clóset.