El mejor ritual de amor propio para cuidar la piel de tu rostro y darte un apapacho muy merecido.

En estos días se celebra al amor en distintas culturas y de diferentes formas.

Ya sea que disfrutes con esas personas especiales o contigo misma, este ritual de amor propio para cuidar la piel del rostro puede ser una buena manera de consentirte ese día.

El amor propio se practica cada día con las decisiones que tomamos y actitudes que tenemos, pero también existen rituales de belleza para consentirnos de manera especial.

El rostro es la carta de presentación que tenemos, no sólo ante el mundo, sino también hacia nosotros mismos, cada que nos vemos en un espejo.

Darle la atención que merece resulta necesario para una rutina de autocuidado adecuada.

Por ese motivo los expertos del Programa Belleza y Bienestar de Canipec nos dan interesantes tips:

Ritual de belleza

  • Lava tu cara de manera suave con un gel o jabón especial para rostro, puedes elegir alguno con un aroma que te guste mucho para que lo disfrutes mientras lo usas.
  • Seca y aplica un tónico para una hidratación extra.
  • Calienta agua y acerca tu cara al vapor que despide el agua caliente, ten cuidado pues no debe quemar, esto ayudará para abrir los poros.
  • Selecciona el exfoliante adecuado para tu tipo de piel y la textura que más te agrade.
  • Aplica en forma de círculos por todo el rostro, evitando la zona de los ojos, salvo que la etiqueta te dé instrucciones específicas, en cuyo caso siempre será lo mejor seguirlas. Este paso es importante, ya que permite eliminar a fondo las impurezas y las células muertas de manera homogénea, además estimula la circulación sanguínea y oxigenación de la piel.
  • La exfoliación puedes realizarla también en tus manos para dejarlas con una sensación tersa.  
  • Enjuaga con abundante agua tibia o fría.
  • Seca y aplica una mascarilla hidratante.
  • Puedes además usar en tus ojos unos parches con activos adecuados a tus necesidades: aquellos que contienen pantenol para tratar las ojeras; con colágeno para reafirmar la zona; para descongestionar ojos cansados o unos con ácido hialurónico y vitamina C para contrarrestar las líneas de expresión.  
  • Por último, tras unos minutos, enjuaga tu rostro profundamente. Seca con suavidad y esparce tu crema hidratante dando un masaje suave sobre el rostro y cuello.

Por redacción