Esta obra de William Shakespeare es el icono del amor romántico, pese a que no tiene un Happy End, sino más bien un fin trágico, sus protagonistas se convirtieron en la fiel representación de dos enamorados que tuvieron que desafiar a sus familias para consumar su amor.

Pese a que se escribió en el siglo XVI todavía hasta nuestros días la historia de estos dos jóvenes nos sigue cautivando ¿Cuál es la razón de su éxito? Sin duda que su autor, profundo conocedor de las pasiones humanas, trató un asunto de amor, el más noble de los sentimientos humanos.

A lo mejor con algunos ajustes al lenguaje del siglo XXI pero éstas son 15 de las frases que siguen cautivándonos del sempiterno amor de Romeo y Julieta.

 

    • Extraño destino de amor es, tener que amar a un detestado enemigo.

    • Se ríe de las cicatrices quien nunca ha sentido una herida.

    • El paraíso está aquí donde vive Julieta

    • Ha jurado no amar nunca y este juramento da la muerte, manteniendo la vida, al mortal que te habla ahora.

    • Llámame tan sólo tu amante y recibiré un segundo bautismo: de aquí en adelante no seré más Romeo.

    • No jures por la luna, por la inconstante luna, cuyo disco cambia cada mes, no sea que tu amor se vuelva tan variable.

    • ¿Mi amor? Te lo di antes de que lo hubieses pedido. Y sin embargo quisiera que se pudiese dar otra vez.

    • Mi liberalidad es tan ilimitada como el mar; mi amor, inagotable como él; mientras más te doy, más me, queda; la una y el otro son infinitos.

    • Como es de noche, tengo miedo que todo esto no sea sino un sueño, dulce, halagador a lo sumo para ser real.

  • Qué tiene un nombre? Lo que llamamos rosa olería tan fragante con cualquier otro nombre

  • Que venga el pesar que quiera; nunca igualará a la suma de felicidad que brinda el contemplarla un breve instante.

  • Hay para mí más peligro en tus ojos que en afrontar veinte espadas desnudas. Concédeme tan sólo una dulce mirada, y eso me basta para desafiar el furor de todos.

  • ¿Sabía yo lo qué es amor? Ojos jurad que no. Porque nunca había visto una belleza así.

  • Enséñame a olvidarme de pensar.

  • Más que infeliz mil veces por faltarme tu luz. Como el escolar, lejos de sus libros, corre el amor hacia el amor; pero el amor del amor se aleja, como el niño que vuele a la escuela afligido.

(Por A.C)