El defensa islandés Rurik Gislason, desconocido para muchos hasta este Mundial de Rusia, suscitó un gran revuelo desde el empate 1-1 del sábado ante Argentina y ha visto dispararse su número de seguidores y admiradores en las redes sociales, en gran medida por su atractivo físico.

Antes del partido, Gislason tenía unos 30.000 seguidores en su cuenta de Instagram, pero al final del sábado contaba ya con 250.000 seguidores, que se elevaron este martes a medio millón, una cantidad sensiblemente superior a los 330.000 habitantes de Islandia.

 

 

En Twitter, la etiqueta #sexyrurik ha sido tendencia, con muchos de los mensajes escritos en Sudamérica. Incluso una agencia de viajes argentina compartió su foto después del partido para publicitar viajes a Islandia, acompañada de un mensaje: «Chicas, ¿quién se apunta?».

Gislason, que juega en el Sandhausen de la segunda división alemana, ha participado en campañas publicitarias en el pasado, por lo que no nos sorprendería verlo próximamente como la imagen de una nueva campaña.

¿Qúe opinas?

 

Por AFP