Los cubrebocas provocan falta de hidratación y un aumento de un molesto tipo de acné: maskné.

Esta nueva «versión» del acné ya ha sido bautizada por los dermatólogos como “maskné” que se puede tratar con tratamientos naturales.

El uso del cubrebocas en el rostro como medida de protección ha llegado para quedarse, pero la piel sufre por ello.

Necesitamos cuidar la pulcritud de esta pieza de nuestro outfit.

Y al mismo tiempo es recomendable mantener una rutina cosmética que alivie de cualquier reacción a su uso.

Foto: Pixabay

Efectos secundarios

El uso constante de cubrebocas, detona imperfecciones en el puente nasal, los pómulos y el mentón.

El “maskné” es un padecimiento que se forma por el sebo facial y el ambiente húmedo debajo del cubrebocas.

Todo esto, en combinación con el sudor, genera que los poros se inflamen y produzcan barritos.

Foto: Pixabay

¿Cómo evitar el maskné?

  1. Lava todos los días tu cubrebocas de algodón, especialmente si tienes la piel sensible, ya que este material permite que la piel respire.
  2. En caso de que uses de material sintético, la recomendación es usar una loción facial para piel grasa.
  3. Lava tu rostro cada que vuelvas a casa y te quites el cubrebocas. De esta manera evitarás que las bacterias infecten tu piel.
  4. El suero facial, es el aliado ideal contra la irritación.
  5. Dile adiós a las cremas en el rostro.
  6. Es importante que busques que tus productos para limpiar el rostro contengan centella asiática, manzanilla, y romero. Estos ingredientes tienen propiedades antiinflamatorias.

Con el seguimiento puntual de estas medidas podrás mantenerte a salvo del molesto maskné.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

Con info de la Fundación Mexicana para la Dermatología

Fotos Pixabay