JLo pospone hasta nuevo aviso y «por causas de fuerza mayor» su boda con su prometido.

Confirmado, nos quedaremos con ganas de observar a Jennifer Lopez vestida de novia, por cuarta ocasión.

Resulta que la «Diva del Bronx» acordó con su prometido posponer su boda, no por diferencias personales, sino por el COVID-19.

Sí, las medidas sanitarias que la pandemia obliga a tomar harían imposible realizar una recepción multitudinaria como añoran estos famosos, quienes ya llevan tres años juntos.

Freno en seco

JLo y ARod se comprometieron en septiembre del año pasado, convencidos de que ya forman una hermosa familia con los dos hijos que cada uno procreó en anteriores matrimonios.

Durante la bulliciosa recepción por su compromiso, ambos insistieron en que la boda se llevaría a cabo en el verano de 2020 en Nueva York.

Sin embargo, los estragos que está causando la pandemia en la Urbe de Hierro los ha frenado en seco.

«Permanecemos en casa y la verdad no tenemos ánimos para pensar en celebraciones», explicó recién la cantante y actriz.

Dolorosa confesión

«Esta situación nos tiene en la incertidumbre y es imposible concretar planes para el corto plazo», señaló la celebridad a la presentadora Ellen DeGeneres.

Acto seguido y con el semblante serio, JLo reconoció que su prometido y ella no tienen fecha para su boda.

«Ya veremos qué pasa. La verdad es que no tengo ni idea», admitió Jennifer.

Por el momento la pareja está esperando a descubrir cómo evoluciona la situación en Estados Unidos y si todo vuelve a la normalidad en unos meses.

Las cosas no lucen bien porque el país norteamericano se ha convertido en el epicentro de la enfermedad.

Y por si no fuera bastante, Nueva York, ciudad en la que residen Lo y ARod presenta un panorama desolador.

Por Pedro C. Baca

Fotos PhotoAMC