Sofía Aragón, la mexicana que este año quedó segunda finalista en Miss Universo, aprovecha el confinamiento para nutrir su alma.

Sofía Aragón, quien recién brilló representando a México en Miss Universo y ganó el tercer sitio, aprovecha este tiempo de cuarentena para reflexionar.

No dejan de preocuparle las consencuencias que dejará la pandemia del COVID-19.

Sobre todo ante la incertidumbre de «cuándo podremos recuperar las actividades que antes teníamos y si serán iguales», explica en videoentrevista con JDS.

Por ello, se ha tomado el tiempo en su casa de Puerto Vallarta para buscar el lado positivo a la vida y disolver el recuerdo de malos momentos.

«Estoy utilizando este tiempo para alimentar mi energía y estar en paz. Sobrellevo esos momentos en que se me viene a la mente todo lo que me hace falta o lo que no puedo hacer», señala la reina de belleza.

Proyectos en puerta

Su buen ánimo aumenta cuando reflexiona en lo que viene. A punto de entregar su corona como Mexicana Universal, se perfila como presentadora de La Voz México y alimenta la ilusión de verse en la pantalla grande.

“Me encanta la conducción y siento que La Voz me involucra en un proyecto muy popular. Eso me pone feliz», asegura Sofía Aragón.

Al mismo tiempo nos aseguró que escribe un guión de película con la esperanza de protagonizarlo bajo la dirección de su paisano Guillermo del Toro.

“Estoy aprovechando los tiempos muertos de esta cuarentena porque la creatividad fluye cuando no hay nada que te estrese. Escribo a muy altas horas de la noche y he avanzado mucho”, abundó.

Cadera latina

En cuestión del modelaje se siente satisfecha con sus pasarelas en Nueva York, pero descartar modelar alta costura porque ni tiene, ni quiere tener el cuerpo que se requiere para esa actividad.

«Se requiere ser talla cero y a mí no me interesa llegar ahí, amo mis curvitas y mi peso actual», recuerda la Mexicana Universal 2019.

No olvida cuando una diseñadora europea le hizo ver que no podría vestir sus creaciones porque tenía «cadera latina».

«Su comentario no me incomodó porque me siento muy a gusto con lo que soy y lo que proyecto», aseguró.

Naturalidad fingida

Sofía Aragón está comprometida al 100 con las campañas que ensalzan la belleza natural e integral, con aceptarse uno mismo y valorarse, pero cree que aplicaciones como TikTok promueven contrario.

«Muchos usarios abusan de los filtros para editar facciones y mostrar literalmente otro rostro, lo que no va conmigo», señaló.

«Me agrada el maquillaje y sacarle partido a mis atractivos, pero sin fingir que soy quien no soy», indicó.

Huracán azteca

Sofía recordó que cuando ella ganó el certamen Mexicana Universal sufrió bullying y agresión porque mucha gente la tachó de gorda y de «no merecer su corona».

«Cuando gané decían que era la reina más fea que había tenido México, desarreglada y gorda, y que me había equivocado de concurso porque sólo demostraba tener buena oratoria.

«En algunas presentaciones me aventaron cacahuates», recordó sin perder el semblante sereno.

Pero la reina nacida en Jalisco no desistió y en Miss Universo hizo honor a su apodo favorito, «El huracán azteca».

Deslumbró en cada una de sus pasarelas y para el recuerdo queda su deslumbrante presentación en un ceñido vestido de noche color rojo.

En aquella mágica gala logró colocarse como segunda finalista del Miss Universo, un logro del que Sofía Aragón se jacta sin modestia.

«Solo cuatro mexicanas hemos figurado en el top 3 del certamen, nuestras reinas Lupita Jones (1991) y Ximena Navarrete (2010), la hermosa poblana Amanda Olivares (1989), y yo», subrayó.

Por Pedro C. Baca

Con info y fotos de JDS