Los príncipes Sofía y Carlos Felipe terminan el año con la mejor noticia: serán padres por tercera vez.

Sofía y Carlos Felipe de Suecia viven momentos de tremenda felicidad y sabemos la razón.

El próximo abril se convertirán en papás por tercera ocasión.

La noticia está confirmadísima. La anunció la Casa Real de Suecia, a través de un emotivo comunicado. Estos guapos royals dedican varias líneas para compatir su entusiasmo.

Recordemos que esta regia pareja se casó en una boda de ensueño a mediados de 2015.

Fue un enlace entre un noble y una plebeya con pasado, lo que dificultó un poco la incorporación de la nueva princesa.

Pero esa situación unió más a los esposos quienes actualmente tienen dos hijos: los príncipes Alejandro (4) y Gabriel (3).

Nueva luz

Los príncipes suecos con sus hijos Gabriel y Alejandro.
Los príncipes forman una familia muy feliz. Foto: Casa Real de Suecia.

El anuncio de este embarazo representa una verdadera luz para este matrimonio que vivió un año difícil.

Especialmente cuando ambos se contagiaron de COVID-19. Para su fortuna los síntomas fueron leves y la recuperación muy rápida.

Tanto Sofía como Carlos Felipe han retomado al 100% su agenda de trabajo, repleta de compromisos altruístas,

Condiciones diferentes

Sofía y Carlos Felipe de Suecia planearon formar una familia grande,
La princesa Sofía tiene 36 años. Foto: Casa Real de Suecia.

En cuanto al nuevo integrante de la realeza nórdica, su nacimiento está previsto para la primera quincena de abril. Así que haciendo cuentas su bella mamá tiene cinco meses de gestación.

Sea niño o niña, sus padres no darán a conocer el género hasta que nazca.

El bebé será el octavo nieto de los reyes Carlos Gustavo y Silvia, además de séptimo en la línea de sucesión al trono.

Sofía de Suecia en vestido de gala.
La esposa de Carlos Felipe de Suecia destaca por su elegancia. Foto: Casa Real de Suecia.

Otra cosa es cierta: será el primer descendiente de la pareja que no tendrá estatus de alteza real. Debido a la decisión del rey de reservar el título para los hijos de quien heredará al trono.

Sin embargo, existe la posibilidad de que el bebé se convierta en duque. Así ha sucedido con sus hermanos y primos.

Por Pedro C. Baca