Taylor Swift demuestra que jamás estuvo de acuerdo en que Kanye West aludiera a ella de manera grosera en una melodía.

Dicen que la venganza es dulce o por lo menos eso debe estar pensando esta preciosa princesa del pop (y del country), luego de exhibir nuevamente la patanería del rapero.

Recordemos que en 2016 Kanye West lanzó el tema «Famous» en el que llama «perra» a la cantante e insiste en que «puede seguir teniendo sexo con ella».

De inmediato Taylor se quejó públicamente, pero el rapero, lejos de disculparse, aseguró que la había enterado previamente de lo que iba a cantar y que a ella le pareció «gracioso».

Verdad inocultable

Foto PhotoAMC

Cierto que existió una llamada entre ambos famosos, pero Taylor jamás dio su consentimiento.

La verdad salió a la luz esta semana con la «filtración» de la llamada completa en la que queda claro que Taylor siempre ha dicho la verdad y que fue el hombre quien mintió.

No se sabe cuáles son los motivos de Kanye para atacar a la intérprete, pero su actitud grosera ni siquiera proviene del incidente de «Famous».

Penoso antecedente

Foto PhotoAMC

En 2009, durante la gala de los MTV Music Awards, la rubia arrasó en la categoría de Mejor Video del Año.

El encargado de entregarle el galardón fue el actual esposo de Kim Kardashian, quien en lugar de felicitarla tomó el micrófono y dijo:

«No te lo mereces, el premio lo merece Beyoncé (nominada por el sexy video de «Single ladies – Put a Ring on It»).Taylor, quien siempre ha sido una persona ecuánime, guardó la compostura y en lugar de darle una cachetada, lo dejó hablar y sonrió.

Como podrás suponer, Kanye jamás se disculpó por este hecho, por lo que desde entonces se forjó su fama de «patán».

Por Pedro C. Baca

Fotos PhotoAMC