Cuidar a un familiar enfermo representa una enorme responsabilidad que puedes atender más fácilmente con algunas medidas.

 La señora Pilar se olvidó el otro día de apagar el gas, y a punto estuvo de causar una tragedia en casa. Se le olvidan las cosas con facilidad.

Sus nietos no entienden los despistes de la abuela, cada vez más evidentes y numerosos. Les cuesta asimilar que tienen a un familiar enfermo en casa y que eso requiere de un mayor esfuerzo por parte de todos en el hogar.

Karla, la hija de doña Pilar, sí comprende lo que está sucediendo y se esfuerza, día a día, por combinar su papel de ama de casa y cuidadora, pues su mami necesita de su ayuda para sobrellevar su enfermedad.

No te abandones. Crédito: Pixabay

Sin embargo no es una actividad fácil. Trae consigo el riesgo de caer en un agotamiento crónico hasta una depresión.

Por eso, es importante que el cuidador de la persona mayor ponga en práctica una serie de estrategias para no dejar ni el ánimo ni la salud en el abandono.

Aquí unos consejos para que te hagan más llevadera la situación que, hoy día, es típica en las sociedades avanzadas.

Abuela, está bien? Crédito: Pixabay
  • Descansa cada día lo suficiente. Si tú te enfermas, las cosas se pondrán peor.
  • Evita el alcohol para animarte.
  • Visita a tu médico periódicamente.
  • Cuida las horas de sueño.
  • No te aísles. Sal con amigos a reuniones sociales.
  • Dialoga con personas que se encuentren en la misma situación que tú.
  • Mantén alguno de tus pasatiempos.
  • La alegría es la mejor medicina.
  • Resérvate un tiempo semanal para ti.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

Crédito: Pixabay