El jengibre es una planta originaria de los bosques lluviosos tropicales del Sur de Asia. Los rizomas o sus raíces, además de utilizarse con fines culinarios, también han sido aprovechados por sus propiedades nutricionales dentro de la medicina tradicional china.

Durante esta temporada invernal en la que el frío y los festines están a la orden del día puedes aprovechar este raíz de otras maneras además de hornear las típicas galletas de hombres de jengibre, ya que su poder antibiótico suele ser utilizado como auxiliar para combatir infecciones intestinales y respiratorias.

Sus bondades

  • Antigripal. El té de jengibre con limón y miel funciona para desinflamar la garganta. Sólo debes dejar remojar la raíz en agua hirviendo durante 15 minutos y después colar y tomar caliente. De igual forma, puedes licuarlo junto con guayabas y jugo de naranja, frutas ricas en vitamina C, para ayudar a fortalecer tu sistema inmunológico.
  • Auxiliar para mantener el equilibrio hormonal. El té de jengibre también ayuda a evitar los cólicos menstruales ya que controla la inflamación y disminuye las nauseas y mareos.
  • Mejora el funcionamiento del sistema digestivo. Un shot en ayunas de concentrado de jengibre contribuye al crecimiento de microorganismos benignos, como los de la flora intestinal, por lo que resulta como un gran aliado para desintoxicar el cuerpo.

Por Eugenia García